Abril 13 2017
elias

Inmobiliarias impulsan la vivienda eficiente

Con usuarios que buscan propiedades eficientes, el sector inmobiliario está impulsando que las construcciones incorporen esta características a través de nuevos materiales, iluminación y certificaciones, que apuntan a consumir menos energía.

Ventanas aislantes, paneles solares, luminaria de bajo consumo, materiales nuevos y certificaciones son parte de la transformación que está experimentando la construcción en nuestro país. Hoy, una de las grandes apuestas viene de la mano de la eficiencia energética, tendencia que incluso llega a las viviendas sociales.

La eficiencia energética se ha perfilado como un área clave para asegurar el crecimiento del país. Optimizar el consumo en el área residencial es importante, si se considera que el sector comercial, público y residencial actualmente representa en torno al 30% del consumo energético del país. Lo que ha llevado a que el ahorro de energía sea un área donde las inmobiliarias están poniendo esfuerzos en tecnologías que permitan mejorar la capacidad de aislación en los proyectos residenciales.

“Es un concepto que cada vez es más incorporado en los nuevos proyectos, ya que no solo es una tendencia en Chile, sino a nivel mundial. Entre los atributos más importantes se encuentran las ventanas con doble vidriado hermético, equipamiento de calefacción y refrigeración eficiente, paneles solares, jardines de baja demanda de riego, iluminación LED, entre otros. De acuerdo a un estudio que aplicamos recientemente, más de 100 proyectos inmobiliarios se autodefinen como sustentables”, dice Nicolás Izquierdo, Subgerente de Estudios de Portalinmobiliario.com.

Por ejemplo, ISA Inmobiliaria cuenta con el proyecto “Martín Alonso Pinzón” en Las Condes, que incorpora tecnología LOW-E. Se trata de un cristal revestido incoloro, en el cual una de sus caras tiene aplicado un revestimiento que conservar la temperatura en el interior. Su capacidad de aislación es un 35% mejor que en un termopanel común. Además, conserva hasta un 66% de la energía que se perdería a través de un vidriado simple con el consiguiente ahorro en costos. “Nos preocupamos de que los departamentos, además de tener una aislación que permita el confort de los propietarios, se traduzca también en un costo menor de sus gastos mensuales”, señaló Daniel Sánchez, gerente de ISA Inmobiliaria.

En tanto, Inmobiliaria Brotec-Icafal, al igual que otras, ha apostado por los paneles solares. Estos aportan al calentamiento del agua mediante energía solar, que permitiría un ahorro anual en consumo de un 16%.

Certificaciones

El Ministerio de Vivienda y Urbanismo junto al Ministerio de Energía en 2015 comenzaron a implementar la Calificación Energética de Viviendas (CEV), un sistema de evaluación para saber qué tan eficiente es un proyecto o vivienda. Esta iniciativa permite conocer la eficiencia energética de las viviendas que quieran comprar, obteniendo además ahorros en calefacción, iluminación y agua caliente sanitaria.

Se trata de un instrumento de uso voluntario que califica la eficiencia energética de una vivienda nueva en su etapa de uso (similar al sistema usado para etiquetar energéticamente refrigeradores y automóviles), la que muestra colores y letras desde la A a la G, siendo esta última la menos eficiente. La letra A, representa a viviendas puede alcanzar ahorros de hasta un 80% respecto de la vivienda básica, mientras que la B, 60; C hasta un 50%; D, hasta un 30%, y E hace referencia a la exigencia actual con la que deben cumplir todas las viviendas que se construyen en el país. En tanto, las letras F y G están bajo los estándares.

A nivel internacional una de las certificaciones que prima en construcciones sustentables es LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) se compone de una serie de normas que evalúan la estrategia y elementos que se orienten a la sostenibilidad. Desde el inicio del proyecto, toma entre otros aspectos, la eficiencia energética y el uso de ERNC. Las categorías se dividen en Certificate, Gold y Silver y Platinum. La historia de este sello en Chile comienza el 2005, cuando una serie de empresas se dan cuenta que necesitan cualidades sustentables para su negocio. Sodimac requería de sistemas de refrigeración y eficiencia energética; Explora, de elementos sustentables para sus hoteles; y a Komatsu, se lo estaban exigiendo desde su matriz en Asia.

Desde ENEL señalan que “uno de los fundamentos en el quehacer de Enel Distribución Chile es favorecer la penetración de una cultura de eficiencia energética en el país, no solo llamando a la conciencia por el uso racional de la energía, sino que también impulsando el desarrollo permanente de productos y servicios para sus clientes”. Agregan que la compañía quiere ser parte de la solución de temas tan importantes como la descontaminación de las ciudades y por eso impulsa con fuerza la eficiencia energética a través de la movilidad eléctrica, la calefacción eléctrica y la autogeneración, entre otros.